Resultado de imagen de bermudez alcalde

El alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, afirma que “estamos ante un presupuesto expansivo pero realista, dotado de más recursos y más inversiones sin dejar de reducir a la vez la presión fiscal y el endeudamiento”.

“En 2011, la inversión de Santa Cruz era de 5 millones de euros. Hoy, ocho años después, la inversión municipal supera los 56 millones. Ahora, somos un motor para la economía de la ciudad y, sin duda, la administración que más invierte en el municipio”, destaca. José Manuel Bermúdez apunta también a la progresiva reducción del endeudamiento municipal como uno de los logros más importantes en la actual salud económica y financiera de Santa Cruz. “En 2012, la deuda ascendía a 142 millones de euros y la previsión que tenemos hoy es que a lo largo de 2019 pondremos la deuda a cero”.

El regidor, que señala los barrios y el patrimonio histórico como dos de las prioridades inversoras del municipio el año próximo, puso en valor que el proyecto presupuestario también fortalece económicamente la prestación de los servicios municipales y la política social, que un año más es una de las áreas con mayor dotación económica. La primera teniente de alcalde y concejal, Zaida González, explica por su parte que “éste es un presupuesto muy positivo y el fruto de estos años de trabajo, de esfuerzo y de seriedad para sanear el ayuntamiento y reactivar la economía, no a través de más impuestos, sino de más facilidades para venir e invertir en Santa Cruz”. González quiso agradecer al conjunto del grupo de Gobierno “el resultado de esta labor que se traduce en mayor actividad económica y generación de empleo que llega a Santa Cruz, a los barrios y a los vecinos”. El octavo teniente de alcalde y concejal de Hacienda, Juan José Martínez, plantea las líneas maestras del proyecto de cuentas municipales para 2019, destacando el buen comportamiento de la economía de la capital, como pone en evidencia los datos oficiales de creación de empleo en septiembre local y los principales indicadores de actividad. Juan José Martínez relató la notable mejoría en el tiempo de indicadores como el pago medio a proveedores por parte de la Administración municipal, que en 2012 era de 300 días y a comienzos de 2018 fue de 9,3 días, lo que permite un importante ahorro en intereses de demora. De igual forma, el concejal de Hacienda comenta el avance sustancial en materia de inversiones y deuda, sin olvidar enumerar los atractivos de las nuevas reducciones fiscales. En concreto, la rebaja fiscal que se aplicará a partir del 1 de enero de 2019 contempla disminuciones en los tipos de varias figuras impositivas como el Impuesto de Rodaje, con un nuevo descuento aproximado del 25%; la bonificación de la Plusvalía municipal, de hasta el 95% en caso de herencia; o el Impuesto de Bienes Inmuebles, para vecinos del Parque Rural de Anaga y para familias numerosas.

También se aligera la presión fiscal de la tasa de Utilización Privativa o Aprovechamiento Especial de los Bienes de Dominio Público Municipal, que grava los quioscos, los puestos o ventas con ocasión de fiestas tradicionales, los puestos fijos o ambulantes en conciertos, espectáculos y atracciones o los rodajes, grabaciones o retransmisiones en bienes de dominio público. En un análisis de conjunto, las cuentas públicas de Santa Cruz vuelven a mejorar, como ya lo hicieran este año (270 millones) respecto a 2017 (246 millones), gracias al buen comportamiento general de la economía, que se traduce en un alza de los ingresos municipales, tanto en términos de transferencias corrientes de otras administraciones públicas como de la participación en los impuestos, directos y sobre todo indirectos. Así, las fuentes de financiación del proyecto presupuestario para 2019 están lideradas por los 93,3 millones con cargo a transferencias corrientes (87,9 en 2018), los 62,5 millones de impuestos directos (fundamentalmente IRPF) y los 50,6 millones de impuestos indirectos (IGIC); cantidades que registran un ascenso leve respecto al presente ejercicio. Bermúdez: “Los barrios y el patrimonio histórico son las prioridades inversoras del municipio el año próximo”

 

A destacar igualmente el comportamiento de los ingresos de capital, que definen la venta de bienes de larga duración como terrenos o inmuebles, que se sitúa en 35 millones de euros en 2019 frente a los 26,4 millones de esta anualidad, procediendo 28,7 de enajenación de inversiones y 6,2 de transferencias de capital.

En línea con la política de baja fiscalidad a las familias y a la economía, la recaudación de tasas y otros ingresos de naturaleza propiamente municipal experimenta en 2019 un ligero retroceso de medio punto porcentual, estimado en 100.000 euros de aminoración. El esfuerzo inversor del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife el año próximo se disparará hasta los 56,4 millones de euros, mejorando cerca del 20% (19,6) con casi 10 millones adicionales a las cuentas de 2018. Los dos principales destinos de la inversión en 2019 serán las actuaciones en Barrios y el programa de rehabilitación de Patrimonio Histórico. Entre las variables presupuestarias más destacadas, cabe reseñar también el alza de los gastos de personal, que absorben 71,2 millones frente a los 67,2 millones de este año, debido al cumplimiento de la mejora retributiva dictada por el Estado para el conjunto de las Administraciones públicas y a la incorporación de nuevo personal en Atención Social, Policía y otros servicios municipales. A pesar de esta circunstancia – informa Martínez- el peso relativo de los gastos de personal representa sólo un 27% del presupuesto, frente al 36% en 2011. Los gastos corrientes en su conjunto mantienen en 2019 un nivel de crecimiento (3,4%) inferior al crecimiento global de las cuentas (5,8%). Las cuentas públicas de Santa Cruz vuelven a cumplir fielmente en 2019 los requisitos de estabilidad presupuestaria que se exigen a todas las administraciones públicas españolas. En esta senda de cumplimiento destaca la caída significativa de los gastos financieros de 0,4 millones de euros, lo que significa una nueva reducción de la deuda; en esta ocasión, del 1,7%, lo que ajusta los intereses de deuda en 1,1 millones. La deuda en términos globales se sitúa en 26,8 millones de euros a 31 de diciembre de este año y el área de Hacienda prevé su liquidación en el curso de 2019