Resultado de imagen de ELADIO ARTEAGA

HDOSART es un taller de arquitectura y managementque lleva cierto tiempo trabajando en el mundo de la vivienda. ¿Cuál ha sido su historia?

Tras finalizar mis estudios en Barcelona comencé mi andadura en Tenerife, de eso hace ya casi 20 años. En ese momento había una gran demanda de viviendas así como de otros proyectos singulares. Tuve la oportunidad de participar en muchos proyectos y de investigar y experimentar en HDOSART con el hábitat para las personas, no sólo en viviendas sino también en equipamientos. Creo que hay resultados interesantes fruto de ese trabajo. Para nosotros los proyectos van asociados a la búsqueda creativa de soluciones alineadas con los parámetros de todos los actores del sector, es decir, promotores, constructores, administraciones públicas pero también con el conocimiento del lugar y el usuario final.

¿El cliente busca la calidad en los proyectos?

El cliente busca diferentes perfiles de calidad y en esto nosotros tenemos una ventaja importante con el Project Management o Gestión Integral de Proyectos. Tuvimos que diversificar nuestra oferta, ya que la crisis ha hecho que no estemos centrados solo en este ámbito del proyecto de obra nueva, sino en todo aquello que el cliente constructor o promotor necesite. Ahora, después del parón de la crisis, se vuelve a activar la demanda de vivienda pero no de la misma manera ya que se busca viabilidad y sostenibilidad.

Las administraciones públicas y las empresas privadas tratan de realizar viviendas de calidad. ¿Esto significa un nuevo concepto del urbanismo?

Desde hace tiempo hace falta un nuevo concepto del urbanismo, sobre todo si se quieren aplicar conceptos de suficiencia energética. En ocasiones tenemos parcelas encorsetadas para darles una solución adecuada. En cuanto al residencial, el Código Técnico ha regulado, incluso en exceso, el cómo se debe proyectar una vivienda, a favor de la calidad siempre. Ya estamos adaptados a esa fórmula que nació en el 2006 y que ya tiene un recorrido. Ahora, en cuanto exista un alza del mercado inmobiliario, veremos los resultados que da.

Ahora la construcción va hacia un concepto sostenible, ¿ya no hay marcha atrás?

Es irreversible. Empezando por el territorio en el que estamos, ya que somos una isla sin recursos propios. Por suerte tenemos posibilidades de instalar energías renovables, y esto debe ir hacia un nuevo desarrollo urbanístico para hacer las viviendas más eficientes. También hace falta voluntad de los promotores, ya que los técnicos tienen limitaciones para llegar a la excelencia, y esto se puede y debe explicar ya que el técnico sabe cómo reconducir el producto para que sea equilibrado a nivel de eficiencia y de inversión rentable. Una edificación sostenible y eficiente no tiene porque ser más costosa si se realiza con un proyecto adecuado.

En esta mejora de la construcción se están generando proyectos de calidad en zonas turísticas. ¿Esto es positivo?

Sí que es positivo. Los proyectos en los sectores turísticos apuestan desde hace tiempo por la estrategia del gran lujo y además, por unacoherencia conceptual hacia la naturaleza y el paisaje que tenemos. Aquí entra la sostenibilidad, en un primer lugar a nivel paisajístico además de energético, pero también comienza a extenderse un concepto mucho más amplio que es el de la economía circular. Un concepto que en territorios insulares cobra aún más fuerza.

La planta hotelera debe ir a una arquitectura sostenible.

De hecho legalmente se exige. La obra nueva debe cumplir unos requisitos altos de eficiencia energética. La fotovoltaica y la solar térmica ya están presentesen los lugares públicos y privados. El aprovechamiento de las aguas depuradas para el riego es factible, y en el caso de hoteles con amplias superficies ajardinadas supone un ahorro en el consumo de agua muy importante. Pero esto son medidas activas resueltas desde la ingeniería gracias a su evolución tecnológica. También desde hace años se está produciendo una evolución desde la arquitectura en la aplicación de medidas pasivas para la mejora del confort y esto curiosamente es lo revolucionario.

La rehabilitación hotelera se ha planteado, ¿se ha hecho lo suficiente?

Yo creo que demoler no es la solución, aunque hay casos extremos en los que por seguridad es inevitable como por ejemploel edificio en la costa de Añaza. El mejor camino es la rehabilitación, así como la implantación de un continuo mantenimiento de la edificación. Hay técnicas muy desarrolladas para poder rehabilitar cualquier tipo de edificación, teniendo en cuenta las demandas del promotor. El gasto energético y la cantidad de residuos que genera la demolición no son rentables.

¿La administración pública está haciendo edificaciones en este tiempo?

El impacto de la crisis afectó al promotor público y privado. Hasta hace poco no salían concursos de obra nueva, han sido casi 10 años. Sin embargo, recientemente nos hemos presentado a uno para hacer un centro socio-sanitario convocado por el Cabildo. Esta noticia agradó a todo el mundo porque necesitábamos concursos de obras nuevas. Parece que el ciclo económico está cambiando y que hay movimientos cautelares en el sector público y privado. Esperamos que en cualquier momento vuelva a coger el ritmo necesario

Pero, ¿hay esperanza en el sector?

Es cierto que hay movimientos así que sí hay esperanza en el sector de la construcción.No podemos dejar atrás las lecciones aprendidas de la crisis para no cometer los mismos errores. Por eso, el sector privado y público tienen que hacer buenas planificaciones para tener claro qué hacer y cómo hacerlo.

¿Cree que la arquitectura y el urbanismo deben ir de la mano?

La arquitectura y el urbanismo siempre han ido de la mano pero han de evolucionar en una dirección apropiada a las demandas que existen en la sociedad actual. Desde ese punto de vista, como arquitecto, para mí ambos aspectos son los mismos. Debemos evolucionar en ambas áreas para dar soluciones a un territorio tan particular como el nuestro, ya que tenemos unas condiciones muy específicas en Tenerife. Somos profesionales que queremos dar soluciones para una mejorarquitectura dentro de un mejor urbanismo. Esperemos que todo el sector, no sólo los técnicos, vayamos en una misma línea.

El Gobierno de Canarias aprobó la Ley del Suelo como un instrumento agilizador de los Planes Urbanísticos y de los PGO. ¿Cree que es eficaz?

Creo que sí. Aunque ha impactado considerablemente en la carga de trabajo y las responsabilidades de los Ayuntamientos, nadie mejor que ellospara desarrollar su municipio. Ahora bien, la entrada en vigor de la ley, aunque esperada, tuvo un período de vacatiolegis de tan solo un mes.Esto ha supuesto que algo tan importante como las Evaluaciones Ambientales y de Impacto de planes y proyectos se hayan quedado paralizadas pendientes de que los Ayuntamientos creen su Órgano Ambiental. Y esto no es nada fácil,ni inmediato. Pese a todo, soy positivo en este aspecto porque creo que las OficinasTécnicas en los Ayuntamientos pueden mejorar lo que tenemos.