Resultado de imagen de Ryanair ya cobra por subir una maleta de mano de hasta 10 kilos en la cabina del avión

Ryanair y Wizz Air aplican desde este jueves 1 de noviembre su nueva política de equipaje de mano a bordo de la cabina que implicará el cobro por bultos de hasta diez kilos. El objetivo, según las empresas, es disminuir retrasos vinculados al embarque. Italia ha ordenado provisionalmente la suspensión de esta medida, algo que no ha ocurrido en España, donde la organización de consumidores Facua ha criticado al Gobierno por no haber actuado en este sentido.

La aerolínea irlandesa de bajo coste permitirá a los pasajeros llevar una "pequeña bolsa personal" a bordo, que podrán colocar bajo el asiento de delante, pero solo los clientes que adquieran su billete como priority podrán transportar también una maleta de hasta diez kilos.

Los viajeros no prioritarios que deseen agregar una maleta de 10 kg a su reserva podrán añadir la prioridad de embarque desde 6 euros y traer dos bolsas o añadir un equipaje facturado a su reserva desde 8 euros que se debe facturar en el mostrador de entrega de equipaje. Los que agreguen el equipaje después de reservar y hasta 40 minutos antes de la hora de salida programada del vuelo el importe ascenderá a 10 euros.

Según esta compañía de bajo coste, la medida está motivada por los retrasos que sufrían sus aviones al tramitar el equipaje y, además, porque algunos clientes llevaban maletas de un tamaño superior al permitido. Ryanair ha informado de que su nueva política está "funcionando bien" y que "acelera" el proceso de embarque.

Ryanair también ha comunicado que los clientes contarán con más capacidad para embarcar los líquidos en la maleta de hasta 10 kg y que el bulto pequeño que porte el viajero podrá ser un 40 % más grande.

Por su parte, la aerolínea de bajo coste húngara Wizz Air solo permite desde este jueves transportar de manera gratuita en la cabina del avión un bulto cuyas dimensiones sean 40x30x20 centímetros y cuyo peso no supere los 10 kilogramos. La compañía ha puesto como ejemplos de posibles bultos una mochila, una bandolera o un maletín de portátil.

Aquellos pasajeros que quieran llevar consigo en la cabina una maleta pequeña, como las que se podían llevar hasta ahora con unas dimensiones de 55x40x23 centímetros, tendrán que pagar el servicio Wizz Priotity, que cuesta 5 euros. En el caso de optar por facturar, la aerolínea ha ampliado a tres opciones de facturación de maletas en función del peso: 10 kilogramos, 20 kilogramos y 32 kilogramos.

Italia congela la medida para las dos compañías

La medida no es de aplicación en Italia, donde este miércoles la autoridad garante de la competencia del mercado en Italia ordenó provisionalmente la suspensión de esta nueva política de equipaje.