Quintero señaló durante su intervención que "la Consejería ha querido apoyar esta iniciativa con la adquisición de un centenar de ejemplares de este libro que el ICCA distribuirá en los diferentes actos promocionales que organiza a lo largo del año, en el marco de la política de fomento de los productos canarios de calidad diferenciada desarrollada por el Ejecutivo canario para potenciar la producción, consumo y comercialización del gofio canario, producto que desde 2014 cuenta con el sello de calidad europeo de Indicación Geográfica Protegida (IGP)". Entre estas acciones destaca la organización del Concurso Oficial de Gofio Agrocanarias 2018, que en esta edición cumple cuatro años y cuya fase final se celebrará el 28 de junio en el municipio de Firgas, en Gran Canaria.

"Además, estamos estudiando que este trabajo sirva para diseñar una política activa de promoción del gofio entre la población infantil, aprovechando el camino iniciado por el Programa de Ecocomedores y el Plan de Frutas y Hortalizas en los colegios, desarrollados por el Ejecutivo canario"; agregó Quintero.

La producción de gofio anual de las Islas se sitúa en torno a los 3 millones de kilos y además de en el mercado local este producto se comercializa en países como Alemania, Japón, Estados Unidos y en el continente africano.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Productores de Gofio de Canarias, Vicente Díaz, comentó que "el desafío de los productores es no solamente vender gofio como se hacía hace cincuenta años si no también ir incorporando este producto como ingrediente en elaboraciones más complejas y valorizadas: en la alta cocina, en productos deportivos y en otros orientados hacia una alimentación saludable. Es un alimento vivo, que tiene presente y mucho futuro si somos capaces de transmitir sus múltiples usos y propiedades".

Inmaculada Melián, la autora de la publicación, que trabajó tres años como molinera, explicó que este proyecto surgió en 2002 como una forma de explicarles a sus hijos de una manera amena y divertida cómo se elabora este alimento tan típico del Archipiélago. "Es también un libro para niños grandes, ya que muchos adultos han aprendido con él conceptos que hacen referencia al patrimonio tangible e intangible vinculado a este producto que hacen que recuerden momentos de su infancia", añadió.

Editado en mayo de 2018 este libro invita a los más jóvenes a conocer el origen, los usos, el cultivo y la recolección de los dos cereales más utilizados en la elaboración del gofio, el millo y el trigo, y todas las tradiciones asociadas a la siembra y recolección.

A través de una divertida aventura animada de los personajes Doña Pina, Don Millo, Don Trigo, Don Molino y Don Gofio les muestran a los niños y niñas el proceso desde el cultivo del cereal en campo hasta que el gofio llega a la mesa, explicando en una fase intermedia cómo es el funcionamiento de los molinos. El cuaderno, en el que ha participado el diseñador gráfico Marco Montes, contiene además actividades complementarias, que ayudan a reforzar los conocimientos adquiridos durante la lectura, y recetas de fácil preparación en las que este producto es el protagonista.

Además de en los molinos asociados a la Asociación de Productores de Gofio de Canarias, el libro puede adquirirse en las siguientes librerías: El Águila (La Laguna), Papiro (Santa Cruz de La Palma), Museo de Interpretación del Gofio (Garafía), Librería Papelería Tania (El Hierro), El Hada Lucía (Las Palmas de Gran Canaria), Padilla (Valsequillo), Lanzarote (Arrecife) y Lápiz y Papel (Puerto del Rosario)

Junto a la edición impresa, "Mi cuaderno del Gofio" cuenta con soporte web https:/www.micuadernodelgofio.com y página en Facebook https://www.facebook.com/micuerdernodelgofio/

Gofio canario

El gofio es un producto originario de Canarias que constituye el alimento más tradicional de las islas y un referente de identidad. Son cereales tostados, con o sin sal marina, y triturados, acompañados a veces por legumbres.

Su proceso de elaboración, tradicional y basado en el conocimiento y la habilidad del maestro molinero en las fases del tostado y molido, determina la seña de identidad de este producto que cuenta con el sello de Indicación Geográfica Protegida.

El gofio es uno de los productos que mejor ha sabido adaptarse a las demandas actuales de los consumidores- a parte de sus formas de uso tradicionales se presenta mezclado con otras sustancias como, por ejemplo, chocolate, y en nuevos formatos como barritas energéticas- y a la nueva cocina. Capaz de formar parte de platos tanto dulces como salados, cuenta, además, con múltiples propiedades nutricionales. Gran fuente de energía, cada vez es más utilizado por personas que realizan una actividad física intensa.