Las últimas estadísticas disponibles vuelven a confirmar la solidez mostrada por la economía internacional durante los primeros meses del año, de manera generalizada en la mayor parte de las economías del globo. No obstante, existen focos de incertidumbre que podrían moderar el crecimiento, derivados, especialmente, de una posible guerra comercial entre Estados Unidos y China y de la elevación de los precios del petróleo por conflictos de índole geopolítica.

La Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias, que dirige Pedro Ortega, ha publicado esta semana el informe eCanarias 2017 de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información. Este documento constituye el undécimo informe anual sobre la Sociedad de la Información en Canarias elaborado por el Observatorio Canario de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (OCTSI) de la ACIISI.

Las principales fuentes de datos consultadas para su elaboración son la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (UIT) para el contexto mundial, la Oficina Estadística de la Unión Europea (Eurostat) en el ámbito europeo, y el Instituto Nacional de Estadística (INE) en el ámbito nacional y regional. Para caracterizar la economía digital en España se ha obtenido información adicional del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI).

Pedro Ortega explicó que "el objetivo de esta publicación no es otro que reunir y poner sobre la mesa las estadísticas y datos oficiales más destacados sobre las Islas en el contexto nacional y europeo, conjugado con un análisis mínimo y objetivo de la información, y la identificación de los hechos más destacados con el fin de sacar a la superficie las tendencias más relevantes para el sector y los actores interesados"

Así en el ámbito del hogar señalar que a nivel de equipamiento se detecta una adopción en general inferior a la media nacional, con la excepción del teléfono fijo y la televisión. Como aspecto positivo hay que destacar la subida en el último año de la disponibilidad del ordenador, que alcanza en Canarias un máximo del 73% de hogares.

La presencia de una conexión a internet se sitúa en el 81% y se sitúa dos puntos porcentuales por debajo de la media nacional, que se superaba el año pasado. Entre los motivos alegados para no disponer de conexión a internet destacan la falta de necesidad con un 61% de respuestas entre los hogares sin conexión, y en segundo lugar la falta de conocimiento para utilizarlo con un 38% de respuestas.

En este sentido, el consejero de Economía resaltó que "es necesario seguir fomentando el conocimiento de las nuevas tecnologías y promoviendo su uso seguro entre la población para aumentar la incorporación de la ciudadanía desconectada al ámbito digital".

En cuanto al uso de las nuevas tecnologías en los hogares, en 2017 el porcentaje de la población canaria que accede habitualmente a internet alcanza el 80% y se equipara a las medias nacional y europea.

Perfil del Internauta canario

El informe incluye un perfil demográfico y socio-económico del internauta en Canarias, que analiza el nivel de uso habitual de internet en función de parámetros como la edad, el sexo, los estudios finalizados, la situación laboral, los ingresos del hogar y el tamaño de la población de residencia.

Entre los factores analizados, los que mayor variación presentan son la educación y la edad: El uso de internet según la educación varía entre el 17% de la población sin ningún tipo de estudios y el 98% de las personas con estudios superiores.

La edad, el segundo factor en importancia, registra una variación entre un 40% de internautas entre las personas de más de 65 años y el 100% de los jóvenes de 16 a 24 años.

Por otra parte, la variable ingresos presenta una diferencia de cuarenta puntos porcentuales en población internauta entre los hogares más y menos favorecidos. Menos variaciones se presentan en el resto de factores y, por ejemplo, en 2017 los registros de hombres y mujeres son prácticamente iguales.

"Por tanto la educación, la edad, y la disponibilidad de ingresos se presentan como factores a tener en cuenta para atacar la llamada brecha digital, puntualizó Ortega.