Dimas Gimenos, presidente no ejecutivo de El Corte Inglés, y Cristina Álvarez Guil.

El primer movimiento para pacificar el consejo de El Corte Inglés se dará en las próximas semanas. El cese de Dimas Gimeno como presidente no ejecutivo es el requisito indispensable de un movimiento que tiene como misión última llevar la estabilidad definitiva, o casi, al capital del grupo.

Aunque todavía está por ver cuándo se celebrará el consejo extraordinario para expulsarlo, está previsto que este tenga lugar en la primera mitad del próximo junio. Las hermanas Álvarez Guil se preparan así para hacer valer el 15,2% de capital en sus manos. Un porcentaje que sube al 22,2% si se computan todas las acciones de IASA, la sociedad a través de la que tienen esa participación y de la que controlan el 69%.