Resultado de imagen de cristina de juan bahia del duque

Hotel Bahía del Duque cumple 25 años, ¿qué supone para ustedes?

Para todo el equipo el aniversario del Hotel Bahía del Duque supone una gran alegría y satisfacción. Hemos trabajado para que el hotel se mantenga como referente, siendo así diferente al resto de los que puede haber en Canarias. Nos sentimos como una gran familia y nos gusta ser referentes para los clientes que vienen a Tenerife. Este es un año de fiesta, y durante cada mes estamos haciendo diferentes eventos y actividades para celebrar estos 25 años de vida que tenemos. Trabajamos para vivir, al menos, veinticinco años más.

¿Qué se va a hacer en septiembre para celebrar este aniversario?

Vamos a hacer una cena de gala, al aire libre. En ella estarán nuestros mejores clientes, unas 300 personas, y tenemos algunas sorpresas. Será una cena enfocada a una temática en concreto, iremos de esmoquin y será una cena como de Hollywood.

Hace 25 años el hotel fue pionero en el tema de la arquitectura, ya que integró las pequeñas ciudades de Tenerife. ¿Qué valoración hace de esta arquitectura del hotel?

Para empezar, la operativa nuestra es así gracias al personal, que tantos años lleva trabajando con nosotros. Es que antes de hablar de la arquitectura, debemos recalcar la gran importancia que tiene para Hotel Bahía del Duque nuestros profesionales del sector, ya que hacen un trabajo increíble. La construcción del hotel y la parcela donde se encuentra ha sido fundamental para poder tener este pequeño pueblo canario, donde puedes encontrar naturaleza: flora y fauna. Sin duda, la localización y la arquitectura de Andrés Piñeiro, han sido pioneros.

La excelencia es una cuestión que viene de diferentes vertientes por parte de un hotel. ¿Qué implica para Bahía del Duque este concepto?

Todo empieza en la parte de atrás del hotel, donde no se ve el trabajo. Desde allí se trabaja para que el cliente se vaya feliz y que tenga una experiencia positiva. Un trabajo que no esté excesivamente encajonado en los estándares, sino tener un equipo de profesionales que están relajados, es la clave. El cliente debe volver y ese es nuestro éxito.

¿Cuál es el elemento diferenciador de este hotel?

El personal. Nosotros nos sentimos muy apoyados por la propiedad que tenemos, que nos deja crear el ambiente que tenemos y el aspecto más valorado en las encuesta de calidad es el personal que tenemos en el Bahía del Duque.

Eso implica desarrollar unas políticas de formación importantes. ¿Es así?

La formación es importante para Bahía del Duque. Damos formación interna y todos tenemos una bolsa de formación, que nos da la propiedad, para hacer trabajar en lo que nosotros creamos conveniente. Este aspecto, obviamente, siempre va ligado al sector terciario, ya sea en idiomas, en servicios, de nuevas ideas, imagen personal, etc. Tenemos una amplia gama de formación a la que podemos acceder. Los jefes y directores tenemos una bolsa de formación para poder elegir cómo podemos seguir reciclándonos.

Muchas veces no se habla de la propiedad de los hoteles.

La familia Zamorano es la propietaria de este hotel. El presidente es Don Francisco Javier y sus dos hermanas.

Vuestro presidente no pierde de vista el hotel, ¿no?

Para nada. La familia tiene otros negocios pero siempre han dejado ver un cariño especial con este hotel. Siempre están pendientes de cómo va su evolución y siempre se le dedica tiempo, ya que el presidente siempre viene una vez en semana para revisar todo.

¿Que la compañía sea de Tenerife le da una diferenciación al hotel?

Pienso que sí. La canariedad la usamos como distinción del resto de hoteles. Desde la compañía siempre se prima lo canario, ya sea con la gastronomía como con todos los elementos. Siempre tenemos como punto de referencia a lo cálido de las islas, ya que creemos que es un punto a nuestro favor y no hay mejor manera que acercarse a un turista que teniendo esa amabilidad y simpatía que nos diferencia al ser canarios.

¿El Hotel Bahía del Duque forma parte de la sociedad canaria?

Tenemos un departamento de Responsabilidad Social, desde donde se coordina todas las actividades sociales que hacemos. Hace poco hicimos un acto en Añaza que consistía en que dos de nuestros chefs colaboraban con el párroco de Adeje hacen un almuerzo y además enseñan a cocinar a los alumnos de los cursos. También van algunos empresarios y colaboramos siempre con el párroco, limpiamos playas o colaboramos con diferentes comedores.

Usted habla de limpiar playas. La compañía ha hecho un esfuerzo económico para dotar a Adeje de una nueva playa. ¿Está satisfecha?

Me siento muy satisfecha. El pueblo de Adeje siempre nos ha tratado con mucho cariño y han contado con nosotros para diferentes acciones. Hemos hecho realidad la posibilidad de ampliar la playa del Duque, con una inversión de más de dos millones de euros, para que el pueblo la pueda usar.

¿La gastronomía es fundamental para Bahía del Duque como gran hotel de lujo?

La gastronomía está de moda desde hace un tiempo. Tenemos varios restaurantes temáticos: mexicano, español, francés, italiano… Y contamos con nuestro chef principal Juanmi, y asesores que nos ayudan a mejorar los sabores. Tenemos un huerto, por lo que intentamos contar con el producto local. Siempre ha sido importante la gastronomía pero ahora es un complemento de la estancia del cliente, hace falta que esta pata del hotel esté bien servida.

El servicio que prestan en la playa es importante para que el cliente esté bien servido.

La playa está abierta a todos los tipos de clientes, por lo que tenemos diferentes lugares para tomar algo, manteniendo diferentes tipos de economías en los diferentes servicios.

¿Las habitaciones son amplias y cómodas?

Tenemos un plan de rehabilitación de las habitaciones y del hotel completo. Solo faltan once habitaciones por renovar. Hemos cambiado todas las instalaciones del hotel.

¿Cómo ve el sector turístico en estos momentos?

Veníamos de grandes ocupaciones, donde aprovechábamos los meses bajos para aprovechar las mejoras de las instalaciones. Ahora, volvemos a los números de 2015, que económicamente los datos han sido buenos y creo que es lo óptimo para los hoteles.

Bahía del Duque tiene un cliente que es peninsular de alto nivel, ¿se sigue manteniendo?

Sí. La nacionalidad principal es inglesa pero seguimos manteniendo el turista peninsular. Nos gusta mucho tener clientes españoles.

El hotel se ha convertido emblema con respecto a los eventos que celebra, ¿es un lujo casarse en Bahía del Duque?

Nos encantan las bodas. Vivimos el mismo nervio que tienen los novios para que todo salga perfecto. Tenemos un departamento de imagen donde diseñamos todo lo de la boda. Vamos a apostar por los congresos, adaptándonos al entorno.