La confianza de los consumidores bajó 11,9 puntos en septiembre respecto al mes anterior y se situó en 90,6 puntos, el nivel más bajo de los dos últimos años, según el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) que publica el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Esto significa una percepción negativa porque este indicador oscila entre 0 y 200 puntos.

Este descenso se produce por la reducción de las expectativas (-7,4 puntos) y especialmente por el desplome de 16,3 puntos en la valoración de la situación actual.

El ICC se sitúa en estos momentos en valores inferiores a los registrados en los dos últimos años, muy similares a los observados en septiembre y octubre de 2016, y acumula una caída de 17 puntos desde el mes de junio, según destaca el CIS.

Evolución interanual del ICC CIS

La evolución interanual es negativa y en todos sus componentes. El ICC pierde 12,6 puntos, con una bajada en términos absolutos para la valoración de la situación actual de 12,9 puntos, mientras que las expectativas caen 12,4 puntos. En términos porcentuales: el ICC pierde un 13,9% como resultado de un descenso del 15,5% en la valoración de la situación actual y del 12,6% en las expectativas.

Expresado en tasas de variación, el ICC respecto al mes de agosto baja un 11,5%, mientras que la tasa interanual desciende un 12,2%. Por último, tomando como base enero de 2005, el ICC se encuentra en estos momentos 7,6 puntos por debajo de los valores que se obtuvieron entonces, mientras que en septiembre del pasado año esa misma diferencia se situaba en 5,3 puntos.

La evolución trimestral también es negativa, tanto en el corto plazo como en términos anuales.

Valoración muy negativa de la economía

El índice de valoración de la situación actual alcanza 82,9 puntos, con un descenso de 16,3 puntos en relación al pasado mes de agosto. Esta evolución del índice es el resultado de un comportamiento muy negativo de la valoración de la evolución general de la economía, que cae en este mes 22 puntos, y del mercado de trabajo, que desciende 20,1 puntos en su valoración.

Por su parte, la percepción de la situación de los hogares presenta una caída más suave, con una pérdida de 6,9 puntos en los últimos 30 días.

En comparación interanual, la valoración de la situación económica es ahora 21,7 puntos inferior, las opciones que ofrece el mercado de trabajo se valoran 13,9 puntos por debajo del valor de hace un año y la situación en los hogares pierde 3 puntos en los últimos 12 meses.

En términos relativos, la situación económica general desciende un 21,9% y la valoración de las posibilidades del mercado de trabajo bajan un 14,5%, mientras que la valoración respecto a la situación de los hogares desciende un 3,2%. En comparación trimestral este índice vuelve a mostrar unos resultados en general negativos y con mayor intensidad en el largo plazo.

El índice de expectativas llega en septiembre a los 98,2 puntos, un descenso de 7,4 puntos, un 7%, respecto al mes precedente. Las expectativas respecto a la situación futura de la economía (12,7) y las relativas al mercado de trabajo (7) ofrecen las caídas más acusadas, mientras que el retroceso de las expectativas respecto a la evolución de los hogares es más moderado (2,5 puntos).

Desde septiembre del pasado año, las expectativas respecto a la situación económica se han reducido 20,5 puntos y las referidas al futuro del empleo 16,2 puntos. Por su parte, las expectativas de los hogares caen solo 0,4 puntos. Las expectativas respecto de la situación económica y al empleo retroceden en el último año un 18,3% y un 14,5%, mientras que las de los hogares bajan un 0,4%.

La evolución trimestral de los tres componentes de este índice vuelve a mostrar las mismas pautas ya descritas para el ICC y el índice de situación actual, una evolución menos negativa en el corto plazo que se intensifica en la comparación anual.