Resultado de imagen de narvay quintero

Este Gobierno se propuso en 2015 poner en marcha una serie de medidas que nos permitiesen mejorar los índices de autobastecimiento, no sólo alimentario, también hídrico, y que tuviese como consecuencia una mejora de las rentas de las mujeres y hombres del agro y la pesca de las Islas. Tres años después, el sector primario va consolidando un crecimiento que se refleja en datos como los de aumento de producción, de comercialización exterior, del valor de lo que produce el sector y con mejores cifras de empleo que en 2015.

Así pues, esta semana hemos presentado un proyecto de presupuesto para 2019 que precisamente tiene como objetivo contribuir a consolidar este desarrollo, aumentando las cuentas el doble que las del resto de áreas del Gobierno (un 14% frente a un 7%). Gestionaremos casi 500 millones de euros, de los que 118 forman parte de los presupuestos de la Comunidad Autónoma, a los que hay que sumar la parte extrapresupuestaria de las cuentas: 306 millones procedentes de Europa y otros 74 que deben llegar del Estado, si se firman los convenios pendientes.

Queremos un sector competitivo y moderno, por eso el aumento de los capítulos destinados a la mejora de las estructuras y el medio rural en 78% (de 9.984.040 euros a 17.856.135). Queremos un sector que pueda competir en igualdad de condiciones con productos que llegan subvencionados del exterior. Por eso, durante esta legislatura se han trasvasado al sector 4,9 millones de euros, procedentes de diferentes recortes a las ayudas de alimentos importados que compiten con las producciones locales.

Vamos a reducir las tasas a los pescadores por ocupar espacios en los puertos de la Comunidad Autónoma y vamos a apostar por la investigación, sobre todo aquella que se centra en aspectos de interés regional (aumentan los fondos en un 113%).

Queremos seguir potenciando la agricultura ecológica, para lo que seguimos aumentando la cantidad disponible (el triple que en 2016), además de tener en marcha una línea de ayudas a sus productores y presentar con orgullo el programa Ecocomedores, que es modelo para otras comunidades autónomas y que integra a 102 agricultores ecológicos en la cocina de 54 centros escolares para elaborar los menús de 10.7000 estudiantes de todas las Islas.

Pero sobre todo hacemos una apuesta por el ciclo integral del agua, aunque no sea competencia del Gobierno la depuración, saneamiento, transporte o almacenamiento, trabajamos con los cabildos y sus consejos insulares para situar a Canarias, por primera vez en la historia, al mismo grado de desarrollo de los territorios continentales, con el inicio de la redacción de los planes hidrológicos de tercer ciclo. Un ciclo que beneficia tanto al abasto de la población, como al de los sectores primario e industrial.

Respecto a la gestión del agua en las Islas, aumentamos los fondos propios en un 55% (de 13 millones a 20), aunque siguen sin firmarse tanto el convenio de 10 millones para obras insulares como el convenio de obras hidráulicas con el Estado, que sí tiene una partida de 50 millones en los PGE de 2018.

Se trata de un presupuesto ambicioso, que no hace más que apuntalar una tendencia al alza, que implica además una mayor capacidad de gestión, gracias a la implicación de todos los trabajadores de la Consejería. Esta cantidad que se gestiona viene creciendo desde 2016, en concreto un 23,5%, al tiempo que los fondos propios aumentaban un 19,6%. Esa tendencia pone sobre la mesa la apuesta del Gobierno por un sector que ha sabido responder al reto incorporando modernidad, innovación y apostando por los jóvenes como protagonistas de ese cambio.

Consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias