El cambio tecnológico y digital acelerado que domina el mundo empresarial y financiero actual debe sustentarse en la "construcción de confianza, valores éticos" y "procesos transparentes", coincidieron hoy en Miami (Florida) destacados directivos de compañías que lideran la innovación en la región.

Y es que nuestro mundo, globalizado y conectado a través de la tecnología, ha llegado a un "punto de inflexión" en que se pregunta "si estas nuevas tecnologías nos van a llevar a una posición mejor como sociedad", dijo a Efe Ana Paula Assis, gerente general del grupo informático IBM para Latinoamérica.

Assis participó en un panel del foro que organiza los Premios de Negocios Bravo del Consejo de las Américas (COA), en el que se debate sobre la transformación digital y las tendencias clave en el sector de los negocios y la sociedad en América Latina.

Una transformación digital y tecnológica que las empresas tienen la obligación de asumir con un "propósito muy claro": "mejorar la sociedad   no solo para beneficio de unos pocos afortunados", insistió Assis.

En esta defensa de un código ético inviolable aún fue más lejos Gabriel Di Lelle, vicepresidente del Grupo Bancolombia, al decir que debería aplicarse una suerte de juramento hipocrático en el mundo de la inteligencia artificial en las nuevas tecnologías financieras y de datos.

"La inteligencia artificial es algo muy serio. ¿Cuáles son los límites?", se preguntó Di Lelle, para plantear a continuación la idea de un juramento hipocrático en el uso de datos para no causar daño al usuario.

En ese contexto, "volver a los estándares de valores morales en el uso de la tecnología" resulta una prioridad, señaló el directivo de Bancolombia, un conglomerado de empresas financieras con implantación en una veintena de países.

Porque solo se podrá "construir la confianza" si se "establecen procesos muy transparentes" que definen el tipo de "data" que se utiliza en los sistemas de inteligencia artificial, apostilló Assis.

Este alineamiento de la "tecnología e inteligencia artificial con los valores éticos de la sociedad" que defiende Assis son "factores fundamentales" que determinan a la postre la "reputación" de una compañía, dijo, por su parte, César Cernuda, presidente de Microsoft para Latinoamérica.

Afianzar la "confianza" de los clientes y la "protección" de sus datos resulta tan importante para Microsoft que incluso "se ha negado a dar datos en los tribunales", afirmó Cernuda en la conferencia "Gestionando la cultura digital".

Además, Fernando Iraola, directivo de Bank of America Merrill Lynch para Latinoamérica, destacó como factor de éxito empresarial la "capacitación continua para mantenernos a la vanguardia en esta era digital y el fomento del espíritu emprendedor, componente clave de la innovación".

Resulta tan crucial el espíritu emprendedor y una buena capacitación profesional que en 2019 se prevé que haya sin cubrir unos 550.000 puestos de trabajo en el sector tecnológico por falta de personal capacitado, apuntó Assis.

En el primer panel de hoy, titulado "Más allá de Latinoamérica", se abordó precisamente cómo el reto de la globalización exige a las compañías una integración cultural en los países de implantación al tiempo que se "mantiene la identidad de la marca".

"El reto más importante consiste en respetar la cultura de cada país en que operamos y que ellos se empapen de la visión de la compañía", señaló Blanca Treviño, presidenta de la mexicana Softtek, líder en tecnologías de la información y comunicación.